5 reglas de oro para ser una novia elegante.

La elegancia de una mujer se puede apreciar en cómo se mueve, como se expresa y su actitud. Y aunque esta no se define por el presupuesto con que se viste o el precio de su vestido de novia, hay decisiones de estilo que pueden repercutir en un aspecto elegante y armonioso. La elección de un vestido […]

La elegancia de una mujer se puede apreciar en cómo se mueve, como se expresa y su actitud. Y aunque esta no se define por el presupuesto con que se viste o el precio de su vestido de novia, hay decisiones de estilo que pueden repercutir en un aspecto elegante y armonioso. La elección de un vestido de novia que resalte tu belleza natural y un peinado de novia que te favorezca son solo el primer paso. ¿Quieres conocer cuáles son las principales reglas de oro para ser una novia elegante?

1. Menos es más.

Desecha esa creencia de que, entre los cientos de imágenes de vestidos de novia, hay que elegir uno ostentoso y llamativo, con detalles que llamen la atención. Lo barroco no siempre es favorecedor. En cambio, cada vez más mujeres se inclinan por la sobriedad y el minimalismo de los vestidos de novia sencillos, que no pierden el toque elegante que estás buscando.

La clave de la elegancia se encuentra en los pequeños detalles y todo tiene que guardar armonía en el día de tu boda. Así como excederse con los arreglos de mesa para boda se verá muy out, opta por la misma regla del equilibrio en tu outfit. No combines detalles que sean muy pesados ni estampados o bordados excesivos; en caso de duda, pídele ayuda a un especialista en moda para que todo quede en armonía perfecta.

2. De la moda lo que te acomoda.

La moda siempre cambia y, al pasar los años, solo quedarán los recuerdos en fotografía y video. Por eso utiliza solo aquello que te guste realmente, para que, en el futuro, al revisitar el álbum de tu boda, estés satisfecha con el resultado del gran día. Los vestidos de novia modernos pueden tener un resultado increíble, pero no todas las tendencias sientan igual a todos los cuerpos.

3. Equilibrio en el maquillaje.

Antes de intentar algo nuevo con el maquillaje del día de la boda, tienes que consultarlo con el profesional que te va a arreglar. Esto no quiere decir que te limites a maquillarte como en cualquier otra fecha o que dejes de innovar, pues seguramente querrás sorprender a todos tus seres queridos. Sin embargo, entre más natural se vea el maquillaje, más elegante te verás.

Evita las sombras cargadas, el rubor en exceso, los delineados gruesos y los labios en colores chillantes. Apégate todo lo posible al maquillaje que normalmente usas, dándole un giro sutil que seguro sorprenderá a más de uno, empezando por tu futuro esposo.

Antes de intentar algo nuevo con el maquillaje del día de la boda, tienes que consultarlo con el profesional que te va a arreglar. Esto no quiere decir que te limites a maquillarte como en cualquier otra fecha o que dejes de innovar, pues seguramente querrás sorprender a todos tus seres queridos. Sin embargo, entre más natural se vea el maquillaje, más elegante te verás.

4. Usa la comodidad a tu favor.

Elige en cada aspecto lo que más se adapte a tu estilo único de novia. Por ejemplo, si tu vestido queda bien con un peinado suelto, pero a ti te gusta más y te hace sentir más segura un peinado con trenzas fáciles, entonces opta por las trenzas. No se vale que estés preocupada toda la noche por algo que se puede evitar tan fácilmente.

Asimismo, no es obligatorio llevar tacones ni zapatillas que les vayan a hacer sufrir todo el día. La elegancia de tus zapatos no se mide en centímetros de tacón ni en el brillo de su pedrería. Si tu estilo te marca llevar tenis o flats y no sabes caminar en tacones, proyectarás un aire más sofisticado cuanto más cómoda estés con tu imagen. De igual manera que con el maquillaje, recuerda que lo importante es plasmar tu estilo y seguramente encontrarás la manera de hacerlo con elegancia.

5. Invitaciones y papelería nupcial con mucha clase.

Pueden anticipar la idea que sus invitados tendrán sobre la boda y así ayudarlos a imaginar con qué vestido elegante de noche aparecerán en su gran día. Si son una pareja elegante, no lancen señales confusas enviando tarjetas demasiado infantiles. Existe una infinidad de invitaciones de boda elegantespero la mayoría de ellas vienen en tonos lisos, discretos y con detalles muy sutiles. Lo mismo sucede con el resto de la papelería nupcial: misales, minutas, menús y seating plan.

Estas son algunas de las reglas de oro que debes seguir para ser una novia elegante. Aplican por igual a la hora de escoger un menú para el banquete y hasta el diseño de los recuerdos para boda útiles que sus invitados conservarán para siempre. Traspasa todo este conocimiento a tu novio para ayudarle a escoger el look más sofisticado y a tus damas, para que luzcan hermosas con sus vestidos de fiesta ¡y adiós a las estridencias!