7 ventajas de casarte en un hotel

Una boda es cuestión de elecciones: invitaciones elegantes o modernas, vestido de novia corte sirena o corte princesa, en salón o en jardín. Pero, aunque los centros de mesa para boda, la música, el menú y el pastel de boda enmarcan el estilo de una celebración nupcial, la locación es el elemento que determina qué tipo de boda celebra cada […]

Una boda es cuestión de elecciones: invitaciones elegantes o modernas, vestido de novia corte sirena o corte princesa, en salón o en jardín. Pero, aunque los centros de mesa para boda, la música, el menú y el pastel de boda enmarcan el estilo de una celebración nupcial, la locación es el elemento que determina qué tipo de boda celebra cada pareja.

Hay tantas opciones, que a veces es difícil elegir y algunas pueden pasar desapercibidas. Los hoteles son locaciones muy convenientes para bodas. ¿Quieren saber por qué? ¡Aquí tienen todas las ventajas!

1. Capacidad: ¡todos los invitados que quieran!

No todos los hoteles tienen la misma capacidad: algunos disponen de restaurantes completos, mientras que en otros solo se puede rentar salas pequeñas. Sin embargo, hay un hotel para cada concepto nupcial, desde bodas íntimas hasta grandes reventones. En general, los hoteles tienen capacidad para muchos invitados, por lo que el espacio no será un problema en su recepción.

2. Contra viento, sol y lluvia.

Los hoteles están acondicionados para garantizar el bienestar de sus huéspedes, por lo que sus locaciones cuentan con aire acondicionado, sombra, calefacción. En algunos casos, como los hoteles de playa, se cuenta con locaciones extra, por si la principal padece las inclemencias del tiempo. Así, sus invitadas podrán lucir sus mejores vestidos de cóctel sin temor al viento ni a la lluvia, cualquier día del año.

3. Varios espacios en uno.

Hablando de locaciones extra, las instalaciones de algunos hoteles incluyen espacios como capillas, salas para ceremonias, espacios al aire libre, terrazas, bares, salas cubiertas o restaurantes. Así, desde la ceremonia hasta la tornaboda, todos los momentos de la boda pueden celebrarse en el mismo lugar. Esto significa mayor comodidad, practicidad y mucha seguridad, pues no es necesario trasladarse de un lugar a otro. De esta manera, el ramo de novia natural llegará intacto de la ceremonia a la fiesta. En algunos hoteles la renta de cada locación se cobra por separado, mientras que en otros se incluye todo en un paquete.

4. Flexibilidad: servicio integral o personalizado.

Algunos hoteles ofrecen paquetes que incluyen varios servicios para fiestas, tanto con temas básicos y tradicionales del hotel, como con fiestas temáticas. También ofrecen la posibilidad de personalizar los servicios que se ofrecerán en la boda, como la mesa de dulces para boda y la barra libre. Sin embargo, es necesario que conozcan las políticas de cada hotel, pues algunos tienen reglas muy estrictas.

5. Distancias cortas = seguridad.

Ya que todo está en el mismo lugar, novios e invitados evitan los transportes y pueden consumir cómodamente todo lo que se ofrece, desde el pastel de fondant para boda hasta bebidas alcohólicas. Si hay alguna emergencia, como un desgarrón en el vestido de novia de encaje, se puede utilizar una habitación para arreglarlo tranquilamente. Aunque puede parecer que una boda en un hotel es menos íntima, porque hay huéspedes que no son invitados, los hoteles ofrecen garantías de privacidad y en temporada baja será más fácil disfrutar la celebración.

6. Cocina: todo en orden.

La mayoría de los hoteles tienen cocinas industriales, por lo que no es necesario contratar el catering por separado y los retrasos en la hora de la comida son poco probables. Las cocinas de los hoteles están bien abastecidas, por lo que nada hará falta, y la decoración del pastel de boda estará más fresca que nunca.

7. Opción de alojamiento.

Por supuesto, el alojamiento es un plus implícito: además de que los novios estarán más cerca del hospedaje para su noche de bodas, los invitados pueden disfrutar de la celebración sin preocupaciones. Si se trata de una boda destino o algunos invitados llegarán desde lejos, necesitarán alojarse y entre más cerca a la fiesta, mejor. Además, la boda en un hotel será muy atractiva para viajeros y vacacionistas y su evento quedará por siempre asociado al lugar en el que se celebre.