Consejos para tener una boda perfecta en la playa

La playa es un escenario muy romántico y relajado para la ceremonia nupcial. Ya sea de día o de noche el ambiente natural genera una experiencia inigualable. Si escogiste este entorno para celebrar el mejor día de tu vida, posiblemente seas amante de lo natural y de la vida. Sin duda alguna las flores naturales […]

La playa es un escenario muy romántico y relajado para la ceremonia nupcial. Ya sea de día o de noche el ambiente natural genera una experiencia inigualable. Si escogiste este entorno para celebrar el mejor día de tu vida, posiblemente seas amante de lo natural y de la vida. Sin duda alguna las flores naturales y exóticas estarán presentes en el ramo de novia e incluso en tu peinado de novia, sin embargo son muchas más las cosas que tendrás que tomar en cuenta, incluso avisar con tiempo a tus invitadas para que puedan seleccionar sus vestidos para fiesta en la playa.

Elige bien la playa.

Puede que no sea la parte más glamurosa de organizar una boda en la playa, pero no querrás que se trunquen tus planes por no prever detallitos o no cumplir los requisitos legales. Realiza una lista de al menos tres playas donde te gustaría casarte. Es necesario que hagas esto para tener alternativas, si es que en alguna de ellas no se puede celebrar como en tus sueños. Una vez que tengas depurada la lista de lugares para bodas en la playa, comienza a llamar para saber si es posible que se realice tu boda ahí y concertar una primera cita.

Aparte de la cotización que te den o el clima, habrá varias cosas que tendrás que considerar a la hora de decidirte por un emplazamiento u otro. ¡Toma nota!

  1. Permisos y trámites necesarios en cada caso, así como tasas que debas abonar.
  2. Qué servicios incluye la contratación: por ejemplo, si tu proveedor cuenta con un seguro, si disponen de cocina, aseos, servicio de seguridad. Todo lo que puedas anticiparte, mejor, por si necesitas contratar algo aparte.
  3. Cupo de invitados en el caso de que la capacidad sea limitada.
  4. Qué infraestructura tiene para la electricidad y el agua, básicamente: no querrán quedarse a oscuras a mitad de la velada o que las bocinas de tu proveedor de música sean demasiado potentes para la instalación del lugar.
  5. Qué tipo de intervenciones podrás realizar sobre el espacio.
  6. Accesos y opciones de estacionamiento.
  7. Privacidad del espacio: muy importante si no quieren convertirse en el centro de las miradas de todos los vecinos de la zona.

La decoración debe ser acorde.

Tanto si eres tú quien se encarga de la organización de la boda como si cuentas con el servicio de un wedding planner, centraliza tu concepto desde cero para elegir la temática de la ceremonia. También toma en cuenta la temporada en la que se casarán para ir eligiendo la decoración del lugar.

Puedes crear una atmósfera natural y romántica con colores pastel o de temporada. Unifica los tonos de la mantelería con la decoración de la mesa de dulces para boda o con otros elementos que destaquen. ¿Prefieres contrastes? ¡También puede funcionar muy bien! Elige flores para boda resistentes al calor y hojas que destaquen el color de estas. Si quieres darle un aspecto más contemporáneo que romántico, puedes sustituir las flores por centros de mesa para boda sencillos diseñados con otro tipo de elementos, como velas o alguna composición con frutas de temporada.

Las velas o los candelabros también crearán un ambiente muy íntimo en lo que respecta a iluminación. Si quieres algo más estable que una llama expuesta a la brisa marina, puedes optar por farolillos, lámparas o series con luces tenues.

Si deseas colocar un altar, una pista de baile, una palapa, tablas para caminar o cualquier otra estructura, no olvides investigar si se puede hacer esta modificación en el lugar antes de encargárselo a tu proveedor. Mide los tiempos para que la instalación no se haga al último momento, no vayan a estar atornillando cuando empiecen a llegar tus invitados.

Ofrece un banquete delicioso.

Ofrece un banquete que refleje tu personalidad. Puedes incluir tus alimentos predilectos en combinación de otros, sin olvidar que hay ciertos ingredientes que puede provocar intolerancias o alergias a tus comensales. Para evitar eso ofrece variedad en platillos o evita alimentos como nueces, lácteos u otros. ¡O pregunta a tus invitados por sus alergias o dietas! Es preferible escoger platillos ligeros y adecuados para el tipo de clima y, sobre todo, que no se derritan o sean un total desastre debido al calor.

Ya sea para la bienvenida o el brindis, ofrecer bebidas refrescantes ¡será una buena idea! Puedes encargar tus cocteles favoritos o pedir a tu banquetero que te proporcione más ideas. ¿Otro consejo? Ten control con las bebidas alcohólicas. Sugiere a los meseros que también ofrezcan agua para evitar que los invitados pasen malos ratos por el exceso de consumo. Tan malo es que el alcohol esté a cuentagotas como que arruine tu fiesta. Piensa en todos los invitados.

¿Y el estilismo?

Como anfitriona, seguramente querrás disfrutar de la fiesta y estar súper cómoda con un vestido de novia corto o largo. Será mejor que elijas telas frescas y muy ligeras para su diseño. Puedes lograr un concepto muy elegante buscando atuendos con aplicaciones en pedrería y otros elementos. La finalidad es que te sientas satisfecha y te identifiques con el concepto. Lo mismo para el traje de novio de tu futuro marido.

Si tus amigas están algo desorientadas buscando los vestidos de fiesta adecuados, puede que les simplifiques esa tarea fijando un código de vestimenta. Además, que todos los comensales estén combinados ¡es una increíble idea! Si vas a elegir un color o un estilo temático para que tus invitados lo utilicen, avísales con tiempo de cuál será el dress code. Los más recurrentes son el formal guayabera y la white party (fiesta en blanco). Seguramente tú y tu novio están haciendo ciertos esfuerzos para realizar la boda perfecta, pero también sus familiares y amigos necesitan planificarse. Se debe comunicar por medio de las invitaciones de boda o en persona que la boda será celebrada en la playa, para que quienes vivan apartados puedan adquirir sus boletos y buscar hospedaje con tiempo.