¡Hasta que la muerte nos separe!

Siempre nos lo han dicho: el matrimonio es cosa de dos y cada uno de ustedes es pieza clave en su relación. Así como comparten los preparativos de su boda y se escuchan para tomar juntos una decisión sobre detalles como la ceremonia religiosa, el salón y las invitaciones de boda, también juntos son capaces de […]

Siempre nos lo han dicho: el matrimonio es cosa de dos y cada uno de ustedes es pieza clave en su relación. Así como comparten los preparativos de su boda y se escuchan para tomar juntos una decisión sobre detalles como la ceremonia religiosa, el salón y las invitaciones de boda, también juntos son capaces de enfrentar cualquier situación. Para ayudarlos a que su unión sea para toda la vida, les compartimos cinco consejos de matrimonios duraderos. Tengan presentes los pensamientos de amor que se escribieron en sus votos y las razones que los llevaron a portar sus anillos de compromiso: hoy y siempre.

1. Aseguren tiempo para los dos.

Darse tiempo para los dos es muy importante en la relación. SI bien cada uno tendrá sus propias actividades y responsabilidades, deben apartar al menos un momento juntos en el que se olviden del resto del mundo. Ustedes establezcan la frecuencia y la intensidad: diseñen un plan especial y conviértanlo en rutina para consentirse ustedes dos.

Qué tal si sacan del clóset ese traje de fiesta y el vestido rojo de noche para salir a cenar. ¡Ah! y no olviden decirse lo mucho que se aman. Este hábito, ya sea una vez al día o a la semana, será de gran peso para cuando empiecen a acumular aniversarios o para cuando la familia crezca, si es el caso, y tengan que repartir su tiempo aún más.

2. Alimenten la confianza.

Alimentar la confianza, a la par que el amor que se profesan, fortalecerá su matrimonio. No se trata de que uno ande detrás del otro todo el tiempo, sino más bien de que ambos sepan cómo estará su día y, si algo inesperado surge, se avisen para evitar malos entendidos.

Será un gran detalle que, si hay reuniones o celebraciones en el trabajo, asistan juntos para que también conozcan su círculo de amistades, pero también se permitan hacerlo solos. Ojo, no debe haber secretos entre ustedes.

3. Cuiden su imagen.

Así como cuidaron su imagen durante el noviazgo, sería un gran detalle que lo hicieran de casados. No se trata de que laven o planchen con atuendos de etiqueta, sino que sea cual sea la actividad que realicen durante el día, procuren lucir bien para su amor. Cuiden su alimentación para mantenerse en forma, lo que no solo satisfará a la pareja, será también un bienestar personal. Así cualquier fin de semana será bueno para irse unos días a la playa o usar un vestido de fiesta corto. El enamoramiento tiene que nutrirse día con día.

4. Hagan equipo.

Hacer equipo como pareja generará altos niveles de bienestar emocional, pues además de que ganarán tiempo para hacer otras actividades, se evitarán muchos problemas. Cuando haya que tomar una decisión que repercuta en ambos, analícenla juntos y no se adelanten a tomarla solos.

Si ambos trabajan, divídanse las labores del hogar por igual; si alguno se queda como responsable de la casa, busquen tareas para el otro que sean equitativas. ¿Recuerdan cuando juntos pensaron qué recuerdos para boda útiles entusiasmarían más a sus invitados? Apóyense en todo, sean analíticos y dense retroalimentación.

5. Que sea de ustedes la última palabra.

Sí, ustedes tienen la última palabra, el matrimonio es solo de dos, así que cuiden mucho que no se entrometan otras personas. Los familiares siempre se preocuparán por su felicidad y les darán su mejor consejo, pero siempre que aparezca un nuevo desafío, serán ustedes quienes deberán analizarlo, comentarlo y solucionarlo.

Siempre que el asunto que les ocupe no sea privado o íntimo, las opiniones y experiencias de quienes los quieren pueden ser un buen apoyo, pero nadie los conoce en pareja mejor que ustedes. Es cuestión de comunicación: como cuando eligieron los textos para invitaciones de boda, es su decisión.

La vida en matrimonio depende de ambos, es un amor que debe alimentarse todos los días, no solo con cariños, sino también con respeto, comunicación y apoyo. Miren sus muñecos para pastel de boda y recuerden todas las ilusiones puestas en el traje del novio y el vestido de novia que portaron frente al altar. ¿Cuánto quieren que duren intactas esas mismas ilusiones?