Los 4 mejores escenarios para una boda destino en México

A la hora de concebir una boda, hay quienes desde tiempos inmemoriales imaginaron su vestido de novia, quienes dan el protagonismo a la música y quienes ponen todo su esfuerzo en encontrar la mejor locación. Ahora que has recibido el anillo de compromiso y buscan dónde celebrar su unión, les recomendamos tener una boda destino en alguno de […]

A la hora de concebir una boda, hay quienes desde tiempos inmemoriales imaginaron su vestido de novia, quienes dan el protagonismo a la música y quienes ponen todo su esfuerzo en encontrar la mejor locación. Ahora que has recibido el anillo de compromiso y buscan dónde celebrar su unión, les recomendamos tener una boda destino en alguno de los maravillosos lugares que ofrece México. Para que entreguen las invitaciones de boda con suficiente tiempo y todos sus seres queridos puedan acompañarlos, les presentamos cuatro categorías de destino para que empiecen a planear una boda encantadora por demás.  ¿Listos?

1. Ciudades coloniales.

Las ciudades coloniales mexicanas son escenarios que evocan el romanticismo, la armonía, la elegancia y la belleza, además de que nos recuerdan lo rica que es nuestra cultura. Guanajuato, Mérida, Morelia, Oaxaca, Puebla, Querétaro o Zacatecas son lugares cargados de historia y ofrecen iglesias, haciendas, jardines, museos, edificios históricos y hoteles majestuosos donde celebrar la boda y realizar unas sesiones de fotos de lo más vistosas.

Por sus rincones te podrás pasear del brazo de tu amado esposo, luciendo un vestido de novia de encaje. Y después de la boda, sus invitados pueden quedarse algún día más para descubrir esos secretos que encierra la ciudad de su elección.

2. Pueblos Mágicos.

Los Pueblos Mágicos de México son dignos representantes de nuestro patrimonio cultural. En la actualidad son 111, aunque esta lista, elaborada por la Secretaría de Turismo, puede sumar nuevos destinos. Les sugerimos tomar en cuenta a tres, que son espectaculares. El primero, Cuatro Ciénegas, en Coahuila, donde estarán rodeados de las bondades de la naturaleza con un paisaje desértico asombroso. Sus contrastes los apasionarán.

También tomen en cuenta a San Miguel de Allende, en Guanajuato, cuya arquitectura colorida, tradiciones y ambiente la han hecho merecedora del nombramiento como la Mejor Ciudad del Mundo. Qué decir de Tequila, en Jalisco; aquí estarán rodeados de interminables campos de agave que podrán hacer juego con sus arreglos de mesa para boda. Si lo que están pensando es tener una boda de estilo rústico-industrial, consideren alguna de las bodegas de este municipio para el banquete.

3. Playas.

Las playas mexicanas son uno de los destinos favoritos para celebrar un gran día. Imagínate diciéndole al oído lo mucho que lo amas, mientras los acaricia la brisa del paraíso de Tulum, en Quintana Roo. Y en ese mismo estado, pero fuera de la península, igual podrían decidirse por la isla de Cozumel, donde tu vestido de novia corto brillará durante la ceremonia a orillas del mar o bajo el agua; sin duda, una experiencia que como pareja jamás olvidarán.

En Los Cabos, en Baja California, sus invitados quedarán maravillados por la increíble combinación entre desierto y mar que ha convertido a este lugar en uno de los más excepcionales del país.

4. Absorbidos por la naturaleza.

La naturaleza los envolverá entre sus verdes y caprichosos brazos para que disfruten plenamente de su enlace nupcial en Mazamitla, Jalisco, donde ustedes y todos sus seres queridos podrán alojarse en cabañas en medio de los bosques de la ciudad considerada la Suiza de México.

Podrán decir sus pensamientos de amor cortos en el jardín surrealista de Xilitla, en San Luis Potosí, que además de ser un pueblo cafetalero, tiene majestuosas cascadas. O bien, descubrir por qué Valle de Bravo, en el Estado de México, es considerado uno de los mejores destinos de bodas en el país.

En cualquiera de estos lugares, el día será el mejor de sus vidas, así que vayan alistando los textos para invitaciones de boda para que ninguno de sus amigos y familiares se quede con las ganas de verlos sellar su amor ni competir por el ramo de novia y la preciada liga.