¡Luna de miel en Chihuahua!

¿Han soñado con recorrer juntos paisajes naturales encantados? ¿Están enamorados de la aventura y la acción? ¿Les apasionan los lugares llenos de historia y misterio? ¡Chihuahua tiene para ustedes todo eso y mucho más! Desfila con un vestido de noche por una capital ciudad que combina tradición y modernidad. Revivan la nostalgia del siglo 20 a bordo […]

¿Han soñado con recorrer juntos paisajes naturales encantados? ¿Están enamorados de la aventura y la acción? ¿Les apasionan los lugares llenos de historia y misterio? ¡Chihuahua tiene para ustedes todo eso y mucho más! Desfila con un vestido de noche por una capital ciudad que combina tradición y modernidad. Revivan la nostalgia del siglo 20 a bordo de un tren que inspira los más bellos pensamientos de amor. Y aprovechen los paisajes naturales para capturar su anillo de compromiso en las mejores tomas. ¡No se pierdan ni un centímetro de Chihuahua!

¡Ah, Chihuahua!

Empiecen su luna de miel en la capital. La ciudad les ofrece un recorrido prácticamente inagotable de atracciones. Si lo suyo es la Historia, la cultura y hasta las ciencias naturales, no pueden dejar de visitar el Museo Histórico de la Revolución (que fue casa del general Francisco Villa), el Museo Casa Chihuahua y el Museo del Mamut. Deleiten sus miradas con los placeres artísticos y arquitectónicos de la Casa Siglo XIX, la Quinta Gameros y el Templo de San Francisco de Asís. Paseen por su centro histórico, el Parque Acueducto y el Parque Lerdo de Tejada y recorran la calle Libertad con una bonita camisa y un vestido de coctel.

¿Se quedaron sin aire? Tomen un descanso a bordo de El Tarahumara, el trolebús que los llevará a recorrer los lugares más impresionantes de la capital chihuahuense; entre ellos está la Catedral.

Majalca y las Grutas Nombre de Dios son puntos ideales para contactar con la naturaleza y vivir por completo la vibrante aventura de la ciudad. No olviden tomar fotografías para guardarlas en su álbum de matrimonio, junto a su archivo personal de imágenes de recuerdos para boda.

Aprovechen su estancia en Chihuahua para degustar la comida típica de la región. Los cortes de carne de la mejor calidad, machaca, harinillas y los mejores quesos son solo algunos de los manjares que reinan en ese estado. Acompañen con un delicioso sotol o con una margarita (¿sabían que nació en Chihuahua?) y terminen con un postre de manzana fresca o con un dulce de nuez: los toques perfectos para una mesa de dulces para boda. Así que si aún no dan forma a su candy bar, mientras investigan para su luna de miel pueden inspirarse.

Solo para parejas extremas

El parque extremo La Ventura ofrece tirolesa, puentes colgantes, tours y actividades para apreciar las espléndidas vistas de las cercanías de la capital. En tanto, el Parque Metropolitano Presa El Rejón permite a sus visitantes navegar en lancha por la presa.

¡Chu-chu! Viene el Chepe

Aunque es muy habitual asociar Chihuahua con imágenes de trenes, el famoso Chepe (abreviatura cariñosa del ferrocarril Chihuahua-Pacífico) es el que domina la Sierra Tarahumara. Desde Chihuahua hasta Los Mochis, Sinaloa, esta obra maestra de la ingeniería mexicana es ideal para conocer las célebres Barrancas del Cobre a través de los 37 puentes y los 87 túneles de su ruta.

Desde hace más de 50 años ha reinado Chihuahua, Divisadero, Cuauhtémoc, Creel y más. Es el medio de transporte ideal para llegar a muchos de los destinos turísticos más impresionantes de Chihuahua y el único tren para transporte de pasajeros de todo México.

La Ruta de la Manzana: sabor y belleza

El corazón de Cuauhtémoc se perfuma y se colorea con la esencia de la manzana. El mayor productor del país de esta fruta tentadora combina instalaciones de alta tecnología con la perfecta geometría de la naturaleza. El recorrido continúa con la bella arquitectura de San Francisco de Borja y con el folclor del Cañón de Namurachi. No muy lejos, se divisa el paisaje laberíntico de las formaciones rocosas de Riva Palacio, una ruta perfecta para un viaje en otoño.

La Ruta de las Barrancas del Cobre: espectáculo monumental

El lago de Arareco, en lo alto de la Sierra Tarahumara, es una parada obligada, pues ofrece una vista espectacular y un lugar perfecto para un camping romántico. Si viajan en verano, usa un cómodo peinado con trenzas, porque el clima es templado. La cascada de Cusárare es especialmente bonita en verano, cuando lleva más agua. Junto a su arroyo se puede caminar y cerca se encuentran una misión que contiene la historia de la zona y el famoso Museo Loyola.

Batopilas: turismo ecológico

Conocer Batopilas es una oportunidad para apreciar el esplendor de la cultura tarahumara. Este antiguo pueblo minero, que en el último siglo ha visto mermada la que fuera su principal actividad económica, se reconvierte hoy en un importante centro de turismo ecológico.

También conocida por los locales como “la ciudad museo”, alberga en sus calles una lección de la Historia nacional. Esta localidad fue fundada hace poco más de 300 años por un explorador español que descubrió que era un enclave rico en plata. Después otros magnates mineros se instalaron ahí, como el estadounidense Alexander Robey Shepherd, cuya presunta residencia es hoy la Hacienda San Miguel. Rodeada de cañadas, ríos y bosques, Batopilas también es el escenario de la Casa porfiriana Barffuson y la Iglesia de la Virgen del Carmen. En este Pueblo Mágico pueden acercarse y adquirir artesanía y gastronomía típicas de la región.

Paquimé: un enigma histórico

Paquimé es una zona arqueológica única en México que condensa en sus laberintos las culturas ancestrales de América. Al pie de la Sierra Madre, se aprecian los vestigios de las casas subterráneas que sirvieron de cimientos para los edificios de las civilizaciones más avanzadas de Mesoamérica.

Lugares encantados

Las aguas termales de Recowata, cerca de Creel, funden la calidez del manantial con las frías corrientes del río. Rodeadas de bosques, son perfectas para pasar un día relajado o para acampar. El Valle de los Monjes, en la Sierra Tarahumara, exhibe sus imponentes formaciones rocosas gigantes de millones de años.

La Ruta del Desierto: el misterio entre las arenas

Preparen sus mochilas (y un cuaderno para escribir pensamientos de amor cortos) para descubrir en una caminata la naturaleza encantada del Cañón del Peguis. Perciban la quietud del desierto en Ojinaga y prepárense para un paseo en balsa por el Cañón de San Carlos. Aldama, la ciudad de los balnearios, los recibirá con brazos abiertos y también podrán disfrutar de las grutas y aguas termales de Coyame.

Paisajes inolvidables

En lo alto de la Sierra Tarahumara se extiende el Parque Nacional Cascada Basaseachi, con su terreno boscoso, sus impresionantes miradores y sus cuerpos de agua que caen libremente. Cerca se encuentra el Pueblo Minero de Urique, donde se saborean las frutas más frescas.

Las cascadas de Cerocahui están en medio de un cañón, después de una larga caminata. Corresponden a su terreno la mina de oro Sangre de Cristo, el mirador del Valle de León y la Misión Jesuita de San Francisco.

Empiecen su matrimonio con el placer de recorrer el estado de Chihuahua, que esconde en cada rincón un tesoro nacional. Este es un viaje para parejas que aman la emoción, idea para reforzar su romance con la fuerza de la naturaleza.