Maquillaje de novia 24 horas ¡a prueba de todo!

El maquillaje perfecto sí puede durar intacto todo el día. ¿Cómo? ¡Con estos tips infalibles! Olvídate de la pesadilla de manchar tu vestido de novia, tu look de dama de honor o tu espectacular vestido de fiesta. Ya seas novia o invitada, haz que tu maquillaje esté a la altura del perfecto peinado para boda. ¡Toma nota y […]

El maquillaje perfecto sí puede durar intacto todo el día. ¿Cómo? ¡Con estos tips infalibles! Olvídate de la pesadilla de manchar tu vestido de novia, tu look de dama de honor o tu espectacular vestido de fiesta. Ya seas novia o invitada, haz que tu maquillaje esté a la altura del perfecto peinado para boda. ¡Toma nota y aprende a lo que tienes que tener en cuenta con tu maquillista para estar impecable (todo) el día más especial!

Antes del maquillaje.

Antes de aplicar la base, es importante preparar la piel con una cuidadosa rutina de belleza. Entre más hidratada esté, mejor resultado tendrá el maquillaje y su cobertura se mantendrá intacta por más tiempo.

Exfoliación y poros bien cerrados.

Entre más pequeños sean tus poros, tu piel será más suave y tu maquillaje se adherirá mejor. Exfóliate una o dos veces a la semana y, después de tu rutina de higiene diaria, cierra los poros con un tónico facial. En este y en cada paso del maquillaje, asegúrate de usar productos de buena calidad, específicamente creados para tu tipo de piel. Si tu piel es delicada, no la exfolies justo antes de la boda, pues puedes irritarte.

Frescura 24 horas.

Refréscate antes de maquillarte: limpia perfectamente tu rostro con una toalla húmeda, sin jabón, para retirar cualquier vestigio de aceite. Puedes aplicar un tónico refrescante, bolsitas de té verde frías, rodajas de pepino o rociar en tu rostro agua de rosas. Entre más fresca estés antes de maquillarte, mejor te sentirás y lucirás radiante por más tiempo.

Hidratación: ama tu piel.

Mantén bien humectado tu rostro para que tu piel no absorba el maquillaje o este se agriete. Una hidratación adecuada permite que el maquillaje mantenga un tono uniforme sobre el rostro. Además, te salvarás de las terribles irritaciones y, por supuesto, de la resequedad.

Usa una crema humectante de alta calidad antes de maquillarte y toma agua todo el día. Puedes añadir una pequeña cantidad de sérum humectante a tu base líquida, para hacerla más cremosa y fácil de aplicar.

Sé previsora.

Es inevitable que la piel produzca aceites naturales, así que mantén la calma: evita el estrés y relájate. Antes de ponerte el vestido de novia o el vestido de fiesta corto, revisa que has empacado un kit con todo lo necesario para cuidar tu maquillaje todo el día. Este kit puede ser un excelente regalo para la novia o un bonito recuerdo para boda útil para las damas. Debes cuidar y retocar tu maquillaje de vez en cuando, pero siempre con suavidad.

Cuando no estés maquillada (pero también después), evita tocar tu rostro. No talles tus imperfecciones ni maltrates tu cutis con tus manos. Cuando estés maquillada, no toques y retoques tu maquillaje a menos que sea absolutamente necesario: además de lastimarte, ensuciarás tu rostro.

¿Qué maquillaje usar?

Un buen resultado en el maquillaje es una combinación de factores: la calidad de los cosméticos, de las brochas y otros instrumentos y un buen manejo de todo ello es fundamental. No es más duradero el maquillaje que tiene más capas, sino el que utiliza eficientemente todos los recursos.

La magia del primer y del corrector.

El primer es el paso intermedio entre la hidratación y el maquillaje: además de sellar el humectante, suaviza y prepara la piel, creando el lienzo ideal para un maquillaje duradero. Durante el día, tu piel absorberá el primer y no el maquillaje.

Hay primers para cada tipo de piel y también para zonas específicas del rostro. Además, hay primers que contienen humectante. Combínalo con una crema con un factor de protección solar alto y tu piel será totalmente resistente a los rayos ultravioleta. Después, aplica el corrector sobre tus párpados y debajo de los ojos y déjalo secar mientras pones primer en la zona T para eliminar el brillo de frente, nariz y mentón.

Ingredientes infalibles.

El delineador y la máscara a prueba de agua son imprescindibles, así como el maquillaje y un labial de larga duración. El maquillaje de larga duración tiene fórmulas ligeras que se adhieren a la piel con suavidad. No uses maquillajes que tengan aceite, pues son más propensos a correrse. Los productos con base de gel son duraderos y suelen ser amigables con todo tipo de pieles.

Polvo compacto: tu mejor amigo.

El polvo es realmente mágico cuando se trata de maquillaje: úsalo alrededor de las zonas en las que tus productos tiendan a derretirse, por ejemplo, alrededor de los párpados. Usa el polvo para sellar tu base, aplicándolo especialmente alrededor del rostro y en la zona T. A lo largo del día, aplica polvo compacto con una brocha en las zonas donde tengas brillo. Para minimizar los brillos, elige solo polvos traslúcidos o mate.

Glitter inagotable.

Elige tonos mate en la base de tu maquillaje, pues se mantienen intactos por más tiempo. En caso de que uses glitter para resaltar tu vestido de novia sencillo o tu vestido de noche, aplica antes maquillaje con adhesivo. Pregúntale por esto a tu maquillista profesional para novias. También puedes sellar el brillo aplicando antes una capa muy tenue de gloss transparente: sirve para todo el rostro, pero debes usar una brocha que lo añada suave y uniformemente.

Después del maquillaje

Así como usas fijador en tu peinado recogido, hay fijadores específicamente diseñados para sellar el maquillaje y que nada lo derrita. Algunos fijadores tienen protector solar o aromas naturales que mantienen la frescura. Además de usar el fijador al final, puedes usarlo entre las capas de maquillaje; si necesitas una duración máxima, puedes aplicarlo justo después de la base.

Si necesitas retirar humedad o brillo, utiliza papel de arroz o de bambú. Es absorbente y no arruinará tu maquillaje: es esencial en tu kit de emergencias.

¿Cómo ponerse el maquillaje para que dure todo el día?

Antes que nada, revisa que tus instrumentos estén muy limpios: así la aplicación será más precisa y tu piel se mantendrá saludable. La ligereza es la clave para que el maquillaje dure más: no pongas todo de una sola vez o tu maquillaje será pesado. Coloca varias capas finas de cada producto. No necesitas muchísimo maquillaje para estar perfecta: aunque uses distintos productos, utiliza solo las cantidades que cubran cada zona.

Más color por más tiempo.

Encapsula los colores: en los labios y en los párpados, usa delineadores de larga duración para que el color dure más tiempo en su lugar. Aplica lápiz delineador para ojos bajo el delineador líquido y ligeramente alrededor de la sombra, para compactar los colores. Delinea tus labios por fuera si quieres darles más volumen o por dentro si quieres afilar tus rasgos. Procura que los delineadores combinen con el labial y las sombras: así tendrás un maquillaje más elegante.

Usa sombras o polvos compactos para rellenar y definir tus labios. Aplica corrector o base sobre tus labios antes de maquillarlos, para que el color selle mejor.

Los instrumentos del experto.

Aprende a usar brochas, pinceles y esponjas para aplicar tu maquillaje suavemente y con precisión. Usa una herramienta para cada producto. Los labiales y sombras en forma de crayolas, los aerógrafos y las esponjas de silicón pueden ser útiles para maquillarte con exactitud y mantenerte fresca.

No frotes en círculos los productos en polvo: puntea las brochas sobre tu piel para compactarlos sobre tu rostro. Para que tus pestañas se curven naturalmente y mantengan su forma, usa un rizador con calentador o calienta tu rizador regular con tu pistola secadora.

¿Estás lista para deslumbrar con tu look para boda? Ensaya tu maquillaje junto con tu peinado de novia o con tu peinado de invitada para asegurarte de que dure todo el día. Solicita ayuda de un profesional para perfeccionar tus técnicas o para asegurarte de que tu look sea justo lo que necesitas. Luce tu vestido elegante de noche o tu look de novia 24 horas seguidas, sin una sola falla.