¿Qué se hace después de la pedida de mano?

La pedida de mano es uno de esos momentos inolvidables para toda pareja que decide unir su vida en matrimonio. Luego de que fue entregado el anillo de compromiso, ¿qué sigue? Aunque seguro ya tienen en mente algunos vestidos de novia y hasta suena en sus cabezas alguna canción para su primer baile de casados, vámonos a lo […]

La pedida de mano es uno de esos momentos inolvidables para toda pareja que decide unir su vida en matrimonio. Luego de que fue entregado el anillo de compromiso, ¿qué sigue? Aunque seguro ya tienen en mente algunos vestidos de novia y hasta suena en sus cabezas alguna canción para su primer baile de casados, vámonos a lo primero. Eso que hay que hacer enseguida, antes siquiera de enviar las invitaciones de boda. ¿Ya saben cómo hacer público su compromiso y cómo comenzar con los preparativos de la boda?

1. ¡A hacerlo público!

Sí, es el momento de presumir su promesa de matrimonio a los cuatro vientos. Comuníquenlo, pero primero hay que definir a quién, cómo y, por supuesto, el orden en el que lo anunciarán.

Salvo circunstancias muy específicas, lo lógico es dar prioridad a los familiares más cercanos y después, a los amigos. Piensen en aquellas personas especiales para ustedes a quienes tienen que darles la noticia personalmente y en pareja. Pueden organizar una cena o una comida familiar o una reunión casual y dar a conocer ambos su compromiso.

Cuenten cómo fue la entrega del anillo de compromiso y prepárense para recibir un baño de preguntas: ¿cómo fue, cuándo fue, ya tienen fecha de boda? En cuanto a su enlace, es probable que aún no tengan demasiados datos, así que no se preocupen si no tienen mucha información para adelantar: ya lo irán comunicando a medida que avancen en la planeación.

En el caso de las demás personas que no son del círculo inmediato, la noticia ganará impacto con una sesión de fotografías casual en la que muestren su compromiso. Si ya saben en qué mano va el anillo de compromiso, demuéstrenlo a través de las redes sociales. ¡Seguramente emocionarán a todos con sus pensamientos de amor cortos con que acompañen esas tomas tan especiales!

2. ¿Hacemos una fiesta de compromiso?

Está también la opción de organizar una fiesta de compromiso para anunciar que han pasado a esta nueva etapa. Inviten a aquellas personas imprescindibles para ambos. Puede ser una cena con algún motivo “sorpresa” o, si ya lo han anunciado, pero desean compartir su felicidad en un convivio, simplemente invítenlos a su fiesta de compromiso.

Esta es la ocasión ideal para que la prometida luzca un bonito vestido de coctel y el prometido, un atuendo semiformal. O pueden hacerlo tan casual como deseen. Recuerden que no es necesario un gasto excesivo, ¡pues hay que comenzar a ahorrar para la boda!

3. Pongan fecha o plazo de boda.

Recordemos que en una boda cada detalle cuenta: el lugar de la recepción, el banquete, un pastel de boda elegante, la decoración, la música. Y por eso es mejor ganarle al tiempo con anticipación. ¡Fijen una fecha desde ya! Este será uno de los primeros pasos que den al respecto y puede ser condicionado por diversos factores; por ejemplo, periodos vacacionales, proyectos laborales, disponibilidad en la iglesia o el Registro Civil o alguna fecha especial para ustedes.

Entablen una plática para que concuerden cuál será el mejor día de acuerdo a sus responsabilidades, deseos o eventualidades externas. Es importante que también prevean un plazo suficiente para permitirse ahorrar y afrontar holgadamente su cambio de estado civil. Especialmente, si quieren tener una boda destino, pues esto les obligará a ahorrar un poquito más y también tendrán que avisar de la boda con suficiente tiempo a aquellos invitados que habrán de desplazarse hasta el lugar.

4. Definan cómo será la boda.

Su boda los debe representar a ustedes, así que desde ahora pueden comenzar a definir cómo la desean, en términos generales; después llegará lo específico. Tendrán que decidir si quieren que sea una boda tradicional o más moderna, con muchos invitados o una boda íntima, en la playa, en el campo. Valoren opciones hasta que ambos digan “¡así debe ser nuestra boda!”

Además de investigar información sobre los trámites que deben reunir y las tareas que les esperan en los próximos meses.  Definan qué desean incluir y cómo quieren proyectarse en su primera gran fiesta como pareja. Hasta los arreglos florales para boda pueden aparecer en esta primera lluvia de ideas si quieren darles un peso especial.

Si tienen alguna imagen en la mente de lo que podría ser su celebración, anótenla. No importa si se trata del catering, el vestido de novia de encaje, el color del traje del novio, la música o lo que quieren decir en los letreros de su mesa de bienvenida.

Aunque listar sus sueños les ayudará a dibujar su presupuesto, eviten perderse en cosas demasiado específicas a las que después dedicarán suficiente tiempo. Es tiempo de tomar decisiones grandes y más adelante podrán analizar los pros y contras de cada uno de los recuerdos para boda útiles.

5. Pidan cotizaciones, serán aliadas en el presupuesto.

Una vez que tengan la lista de elementos imprescindibles para su boda, comiencen a pedir cotizaciones a los proveedores que más les interesen: cuánto sería por el diseño de las invitaciones de boda originales que les gustaron, los postres, el fotógrafo, etcétera. De esta forma se irán acercando a un presupuesto real de la inversión que se necesitará para ese gran día.

6. Ahorren una parte de sus ingresos.

Como su boda es un evento de gran importancia, requiere de un ahorro por las dos partes. De acuerdo al plazo elegido, recuerden dedicar siempre un porcentaje de sus ingresos a su boda. Quizá ahora convenga guardar algo más de lo que normalmente ahorran por mes para que puedan casarse como soñaron y tener cierto respiro para imprevistos que pudieran surgir. ¡Recuerden que a la larga es mejor no endeudarse de más!

7. Tengan disciplina en la organización.

Para una boda, siempre es mejor estar un paso por delante, por lo que aunque la fecha parezca lejana, hay que dedicarle tiempo y disciplina a la organización. Les será de gran utilidad nuestra agenda de tareas, en la que se desglosa todo lo necesario para la planificación de los meses previos ¡hasta el mismo día de la boda!

Pueden marcar como completadas aquellas tareas que vayan realizando, como elegir el ramo de novia natural, contratar un coche de boda y encargar los recuerdos para boda originales. ¡Nada de actividades pendientes y casillas en rojo en la recta final!

8. Mantengan la calma.

Importante: no se agobien desde ahora. Al contrario, es una etapa de mutuo crecimiento, de intensas emociones como pareja y un primer gran reto para su futuro matrimonio. Estar comprometidos y dirigirse hacia ese momento que han elegido para presumir al mundo su amor puede ser un carrusel de sensaciones. Sin embargo, vivan la organización con la emoción e ilusión que los impulsarán a que todo salga mejor de lo planeado. Compartan ideas, escúchense y den posibilidad a nuevas alternativas.

La historia de este matrimonio apenas va a comenzar y ya verán que el tiempo pasará volando. En la medida de lo posible, anticipen todo lo necesario: no dejen para la última semana la elección del peinado de novia ni escojan al azar sus flores para boda. Compartan con todos esta gran noticia y preparen la boda que dentro de unos años amarán recordar.