Secretos para un matrimonio estable y feliz

Se acabó la luna de miel y es hora de vivir tu vida de casada. Pero, ¿qué debes hacer para tener un matrimonio feliz y duradero? Sigue los siguientes consejos para mantener el respeto y el amor en tu relación. Perdona- No dejen que las molestias o discusiones se adueñen de mucho de su espacio o […]

Se acabó la luna de miel y es hora de vivir tu vida de casada. Pero, ¿qué debes hacer para tener un matrimonio feliz y duradero? Sigue los siguientes consejos para mantener el respeto y el amor en tu relación.

Perdona- No dejen que las molestias o discusiones se adueñen de mucho de su espacio o tiempo. Perdonar más allá del ego y de las propias percepciones es dar amor verdadero y entender que todos somos humanos, y por ende imperfectos. Piensa que el día en que tú cometas un error, también querrás ser perdonada. El sentido del humor es el mejor remedio contra el mal genio.

Acepta- Aunque las personas cambian a través del tiempo y las experiencias, dichos cambios suceden de manera positiva sólo cuando son motivados por su propio deseo. Recuerda que la persona que te enamoraste era muy similar a la que tienes al lado y que esas cosas que te molestan en algún momento hicieron que lo adoraras. No exijas a alguien que cambie, acéptalo y ámalo tal y como es.

Sorprende- La rutina puede ser el principal causante del deterioro y eventual final de un matrimonio. Sin embargo es erróneo pensar que debes hacer cosas excepcionalmente extraordinarias para refrescar tu relación.  Un regalo dado sin razón alguna, una nota de amor puesta en la billetera o una invitación a ver la última película de su director favorito son todos detalles pequeños que dicen claramente “te amo” y “me importas”.

Se independiente- Pasar tiempo en pareja es importante para los fundamentos de la misma, pero desaparecer las individualidades en sus aguas es contraproducente. Deja que viva sus sueños y apóyalo, aprovecha esos espacios para vivir los tuyos. La única manera de que una pareja sea feliz es si los dos individuos que la componen lo son.

Respeta-Tu pareja está en tu vida para mejorarla, no para ser la vida misma o convertirse en tu propiedad. No los mandes, recuerda que ambos son adultos y que si esperas respeto debes darlo.

Ámate- La frase “no puedes amar a otro hasta que te ames a ti mismo” es completamente cierta. Tu felicidad no puede depender de nadie que no seas tu, no sería sano y pondría sobre tu pareja una carga muy pesada de cargar.

Trabajen en equipo- Mantener un matrimonio duradero y feliz implica trabajo de ambas partes, pero no tiene porque ser necesariamente complejo. Te damos unos consejos para lograrlo. -Planeen cosas juntas, consulten sobre sus planes, no asuman que el otro querrá o no hacer cierta actividad. Piensen y actúen no como unidad, pero si como equipo.