Vestidos de novia para embarazadas

¡Qué gran noticia! Boda y bebé casi de la mano. Después de los anillos de compromiso, a la organización de las nupcias y la búsqueda de vestidos de novia se suma todo lo que conlleva la espera de un hijo. Tanto si son primerizos como si no, lo mas probable es que con el embarazo te canses más […]

¡Qué gran noticia! Boda y bebé casi de la mano. Después de los anillos de compromiso, a la organización de las nupcias y la búsqueda de vestidos de novia se suma todo lo que conlleva la espera de un hijo. Tanto si son primerizos como si no, lo mas probable es que con el embarazo te canses más fácilmente o sientas malestares. ¡No te agobies! Nosotros te facilitamos la tarea de buscar vestidos de novia para embarazadas y a ti te toca trabajar los pensamientos de amor que le dedicarás a la familia que crece.

Para que no des palos de ciego en las boutiques nupciales, estos son los aspectos que debes buscar en tu look de embarazada. Por cierto, ¡felicidades por partida doble!

1. Holgura o elasticidad

Según la semana de gestación en la que estarás el día de la boda, será difícil estimar cuál será el volumen de tu vientre, especialmente si estás cerca de las últimas semanas de embarazo. Por ello, los ajustes que le tendrán que hacer a tu vestido en las pruebas tendrán que dejarte suficiente holgura para evitar que, llegado el día, este no te entre.

Lo mejor es que busques modelos específicos para embarazadas para no tener que hacerle demasiados ajustes a uno que no lo sea. Así como los vestidos de novia para gorditas suelen preferir las líneas sueltas y fluidas, también los vestidos de novia premamá tienden a emplear patrones poco ajustados. Hay firmas que crean cada temporada diseños para futuras esposas y mamás y que también tienen un amplio catálogo de vestidos de noche para embarazadas.

Si aún así, prefieres continuar la búsqueda entre el resto de vestidos de novia, no solo los exclusivos para encintas, busca siluetas amplias y a los que se les pueda ajustar el largo, pues por tu estado, seguro te va a quedar más corto de delante que de la espalda.

2. Comodidad

Si para cualquier mujer la comodidad debería ser decisiva al momento de adquirir su vestido de novia, para ti este factor debe ser prácticamente determinante. Las siluetas rectas y los vestidos de corte imperio son los más indicados para embarazadas. Además, estos últimos son muy favorecedores, pues caen con mucha fluidez desde la línea de debajo del busto. Un listón o un moño en el talle dulcificará el estilismo y lo hará más romántico.

No solo se trata de que el vestido sea holgado para que no presione la pancita; también debes tener en cuenta que puedas moverte, sentarte, bailar o arrodillarte, en el caso de una boda religiosa. Si la boda es civil, tal vez pueda interesarte la espontaneidad de los vestidos de novia cortos.

Aunque este detalle no sea el más glamuroso, piensa también en los momentos en los que vayas a necesitar usar el sanitario. Con embarazo y todo, ¿crees que un vestido con mucho volumen será confortable para este caso?

3. Discreción

Casarse embarazada ya no es un tabú y las buenas noticias deben presumirse. Sin embargo, no es necesario que tu boda se confunda con el baby shower. Aunque ambos estarán muy felices por la llegada de la personita que llevas dentro, no olviden que la boda es una fiesta de ustedes y que los futuros esposos deben ser los protagonistas.

Aparte de los tejidos y el corte, un maquillaje sencillo realzará la belleza natural que caracteriza a las mamás. Y para el cabello, un peinado medio recogido será el equilibrio perfecto entre elegancia y frescura.

4. Feminidad

¿Mamá sexy? Por supuesto que sí. Verte femenina te hará sentir más bella y segura de ti misma. No renuncies a eso por tu pronta maternidad. La sensualidad jamás debe caer en lo vulgar, así que huye de los escotes excesivamente profundos o las faldas demasiado cortas, que además te harán sentir incómoda. En cambio, existen apliques de encajes muy sofisticados y románticos, así como vestidos lenceros con detalles muy cuidados que te darán un look de estrella.

5. Naturalidad

No cometas el error de disfrazarte o de vestirte como si te diera pena estar embarazada. Los vestidos de novia sencillos son una garantía para lucir hermosa y siempre tienes la posibilidad de personalizarlos cuanto gustes y desees con algún accesorio también discreto. Si la ceremonia va a ser desenfadada y prefieres vestir con algo de color, échale un vistazo a los vestidos de fiesta para embarazadas en busca de un look para la ocasión.

Siguiendo el mismo principio de comportarte con naturalidad, aborden la situación sin tapujos: grítenle a los cuatro vientos lo felices que son. Una forma de oficializar el doble anuncio es enviarles a sus seres queridos unas invitaciones de boda originales en las que les comuniquen que los tres los estarán esperando tal día en tal lugar.

6. Detalle a detalle

Además del vestido, hay otros elementos que componen el outfit de novia que deberás considerar para tener una imagen espectacular, empezando desde la belleza interior. Por comodidad y mayor sujeción, muchas embarazadas utilizan lencería especial. Asegúrate de que esta no se marca o se ve a través del vestido de novia.

Los dolores de piernas y espalda son frecuentes en el embarazo, sobre todo, cuando la gestación va más avanzada. Elegir un calzado cómodo será fundamental para que no empieces el día con molestias. Incluso si estás acostumbrada a andar en tacones, el día de la boda necesitarás mucha energía: caminarás muchísimo, bailarás muchísimo y también pasarás bastante tiempo parada. Con tanto movimiento, será mejor elegir un zapato plano o zapato bajo, que también será más seguro. Pero si no estás dispuesta a sacrificar los tacones, unas cuñas pueden salvarte. Aun así, procura llevar un cambio para usar en caso necesario.

Evita complementos muy voluminosos y entre los peinados para boda escoge alguno sencillo que tampoco recargue tu estilismo. ¿Ya viste como no es tan complicado encontrar qué es lo que se acomoda mejor para una novia embarazada?

Ahora que ya tienes alguna idea para elegir tu atuendo y hasta el peinado de novia, puedes continuar con el resto de los prepativos de boda. Váyanse tranquilos, prioricen tu salud y deleguen las funciones que más te estresen. Y cuando lleguen al momento de elegir los muñecos para pastel de boda, hagan que tu figurita también luzca una orgullosa pancita de embarazada. ¡Cuánta dulzura!